Descubriendo sabores

No iniciada

Dar de comer a un bebé es mucho más que alimentarlo. Desde su primer día de vida, empieza su alimentación exclusivamente con leche que, como todos los alimentos, tiene sabor (tanto si es leche materna como de fórmula).

El primer año de vida el bebé va a pasar por una importante experiencia de sus sentidos básicos, entre ellos el sentido del gusto, ya que vamos a llevarlo desde un solo sabor, el de la leche (materna o de fórmula), a experimentar una gran variedad de sabores que le son desconocidos, pero que van a formar parte de su identidad y de su cultura.

Los bebés ya perciben patrones culturales gustativos antes de tener contacto con los propios alimentos, debido a que el bebé percibe el sabor del líquido amniótico, que es un sabor dulce.

Otro factor que influye en las preferencias de los sabores es el factor genético; preferencias de sabores de los padres, se ven posteriormente reproducidos en el niño y en el adulto.

A pesar de lo expuesto, no se puede hablar de predeterminación biológica, porque también hay un importante labor de aprendizaje de los distintos sabores de los alimentos.

Profesor:
Categorías:
  • Mostrador
Actualizada:
Domingo, 11 Marzo 2018