Ojo rojo

No iniciada

En el mostrador de la farmacia no sólo nos van a consultar por enrojecimientos pasajeros sino, con más frecuencia, por otras patologías oculares que revisten mayor gravedad que el cliente no tiene por qué saber identificar. Los profesionales de la farmacia debemos estar preparados para hacerlo, ya que somos muchas veces la primera puerta de entrada al sistema sanitario para resolver problemas de salud que necesitan del médico y/o el oftalmólogo.

Por ejemplo, podemos tener delante un ojo rojo por glaucoma, que es una patología muy seria que puede terminar en pérdida de visión total, o una retinopatía diabética; también por distintas infecciones menores, tanto de los párpados como de la parte anterior de ojo que aparece enrojecida, etc.

En definitiva, el enrojecimiento del ojo es un síntoma que presentan un gran espectro de afecciones oculares, unas sin importancia, otras sencillas y alguna vez acompañadas de síntomas más graves. En el mostrador de las farmacias debemos estar preparados para establecer las líneas rojas y para hacer indicación en casos de síntomas autolimitados.

Profesor:
Categorías:
  • Patología
Actualizada:
Viernes, 08 Septiembre 2017