Lágrimas artificiales

No iniciada

La película lacrimal se compone de tres fracciones diferentes: la mucina, que se extiende sobre toda la superficie de la córnea, un contenido acuoso ,que se coloca sobre la mucina constituyendo la fracción intermedia, y la fracción lipídica, que se extiende sobre la acuosa evitando la evaporación de la lágrima.

Una alteración en cualquiera de estas tres fracciones supone la rotura de la película lacrimal, lo que provoca un daño en la superficie ocular y la aparición de síntomas de irritación ocular.

Las lágrimas artificiales constituyen el tratamiento de elección en todas aquellas situaciones en las que se produzca una alteración de la lágrima natural ya sea en cantidad, en calidad o en ambas. Su amplia utilización y la variedad de las que disponemos en la farmacia, hace necesario que ampliemos nuestro conocimiento sobre ellas para poder después aplicarlo en beneficio de nuestros clientes.

Profesor:
Categorías:
  • Mostrador
Actualizada:
Viernes, 08 Septiembre 2017